• Alternate Text
  • Cargando

2024-04-17 05:15:46

La igualdad laboral de hombres y mujeres aumentaría la riqueza en España un 8 % para 2060

Los anuncios ayudan a financiar nuestro proyecto. El dinero restante aquí lo donamos a causas benéficas.

París (EFE).- Equiparar la tasa de actividad y el tiempo de trabajo de las mujeres a las de los hombres permitiría en España aumentar la riqueza por habitante en torno al 8 % en el horizonte de 2060, según la OCDE, que considera que hay que adoptar un enfoque integrado para la igualdad de género en todas las políticas.

En un informe sobre esa cuestión publicado este martes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) estima el potencial económico que ofrecen las políticas de igualdad en el terreno laboral para cada uno de sus países miembros.

El potencial para España está algo por debajo de la media de la OCDE, en la que se podría conseguir un incremento del producto interior bruto (PIB) por habitante del 9,2 % para 2060, pero es superior al de Francia, Estados Unidos o de la mayor parte de los países de Europa central y oriental.

En España, la reducción simultánea de las diferencias entre hombres y mujeres en la tasa de actividad y del tiempo de trabajo podría ofrecer un alza del PIB por habitante de 0,21 puntos porcentuales cada año, frente al 0,23 de media.

IGUALDAD TRABAJO
Una trabajadora de la cadena de montaje de la factoría que GM España tiene en Figueruelas (Zaragoza). EFE/Javier Cebollada

Eso es mucho menos que los 0,52 puntos de México, de los 0,48 de Costa Rica, de los 0,43 de Turquía o de los 0,41 de Colombia, que son los miembros que presentan un mayor margen de mejora, porque son también los que tienen las mayores brechas actualmente.

En el extremo opuesto, en Letonia, Lituania y Eslovenia la progresión se limitaría a 0,06-0,08 puntos porcentuales cada año.

En el caso de España, las mujeres en 2021 trabajaban 5 horas menos a la semana en un empleo remunerado que los hombres en 2021, una diferencia que se ha reducido si se compara con las 6 horas de 2010.

Es una fractura menos pronunciada que en el conjunto de la OCDE, donde las mujeres trabajaban 5,3 horas menos que los hombres cada semana en 2021 y 6,5 horas en 2010.

Sin desigualdad de género, la riqueza per cápita aumentaría un 9,2 % en la OCDE en 2060

Equiparar la contribución de las mujeres a la de los hombres en el mercado de trabajo anulando la fractura de género permitiría incrementar la riqueza creada por habitante en un 9,2 % en la OCDE en el horizonte de 2060.

IGUALDAD TRABAJO
Trabajadoras en Ucrania. EFE/Esteban Biba

En un informe sobre la desigualdad de género publicado este martes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) calcula que reducir simultáneamente las diferencias en la tasa de actividad y en el tiempo de trabajo podría aumentar el producto interior bruto (PIB) en 0,23 puntos porcentuales anuales de media.

Las diferencias de crecimiento potencial entre los 38 países miembros son muy notables y dependen sobre todo de la situación de partida. Es decir, que los que tienen más margen de progresión son aquellos en los que la brecha de género en el mercado de trabajo es mayor, empezando por México, Costa Rica, Turquía y Colombia.

Anular la brecha en la tasa de actividad y en el tiempo de trabajo que hay entre hombres y mujeres en México, le permitiría incrementar la producción anual en 0,52 puntos porcentuales, lo que daría un 22 % de PIB per cápita más en 2060.

El aumento sería de 0,48 puntos anuales para Costa Rica, 0,43 para Turquía y 0,41 para Colombia, lo que se traduciría en incrementos de entre el 17 % y el 20 % para esos tres países en 40 años.

La mejora de la riqueza por habitante también sería significativa en Chile (alrededor del 9,5 % en el horizonte de 2060) y algo menor en España (en torno al 8 %).

IGUALDAD TRABAJO
Una mujer elabora puros artesanalmente EFE/Mario López

Los países con menor potencial serían Eslovenia, Letonia y Lituania, con una progresión anual que se estima entre 0,06 y 0,08 puntos porcentuales, y un alza del PIB por habitante del 2-3 % para 2060.

Menos horas de trabajo remunerado

Los autores del informe constatan que las desigualdades de género persisten en todos los aspectos de la vida social y económica y que así, por ejemplo, “las mujeres siguen dedicando una parte desproporcionada de su tiempo a tareas familiares y domésticas no remuneradas, lo que compromete su presencia en el mercado de trabajo, sobre todo cuando tienen hijos”.

La consecuencia directa es que dedican de media en la OCDE 5,3 horas menos al trabajo remunerado que los hombres, con datos de 2021, y eso aunque esa diferencia se ha reducido en los últimos años (eran 6,5 horas en 2010).

La OCDE explica que, más allá de una tasa de empleo más débil y menos tiempo de trabajo remunerado, las mujeres sufren “una fuerte segregación” en el mercado laboral y una serie de “techos de cristal” que se traducen en menos remuneraciones durante la vida activa, pero también una vez que llega la jubilación.

Recuerda que en el terreno de la educación, las cosas han evolucionado mucho en los últimos años, de forma que en el grupo de personas de 25 a 34 años, un 53 % de las mujeres tenían en 2021 un título universitario, frente al 41 % de los hombres.

IGUALDAD TRABAJO
Unas trabajadoras en su puesto de la fábrica de lavadoras que BSH tiene en La Cartuja (Zaragoza). EFE/Javier Cebollada.

Pero las mujeres son menos susceptibles de realizar estudios de ingeniería, de matemáticas o de informática y se dirigen más al comercio, a la Administración, a la sanidad y a la acción social. Y al final acaban trabajando en sectores muy feminizados que ofrecen sueldos más bajos.

Poco progreso en los puestos directivos

Las cuotas para los consejos de administración de las empresas que cotizan en bolsa que se han impuesto en muchos países han ayudado a que el porcentaje de mujeres haya subido del 21 % en 2016 al 28 % en 2021. La progresión ha sido menor en los puestos de dirección, que en ese mismo periodo han pasado del 31,1 % al 33,7 %.

Los autores del informe avisan de que el coronavirus ha progresado algunos avances de la mujer, en términos de igualdad, en particular en lo que se refiere a la violencia sexista.

Además, fueron las mujeres las que más asumieron el incremento de tareas de cuidados familiares y domésticos no remunerados durante los periodos de confinamiento.

También hacen notar que con los problemas actuales de inflación y de reducción del poder adquisitivo, las políticas tienen que tener en cuenta la situación específica de las mujeres, que están más expuestas a verse penalizadas por las consecuencias como la precariedad energética en razón de la brecha de ingresos y de ahorro.


Te invitamos a leer otras noticias


2-0. Fede Valverde, la luz en una noche gris

El premio del gol a un futbolista que representa los valores clásicos del Real Madrid, incombustible Fede Valverde, luchador eterno ante cualquier situación, desatascó un mal partido del Real Madri...

La vicepresidenta colombiana defiende democracia y critica al populismo

La vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, salió en defensa este jueves de la democracia como una "garantía para la seguridad de los ciudadanos" y criticó al populismo que aprovecha los de...

Bale se estrena con Gales ante Estados Unidos en Qatar 2022