• Alternate Text
  • Cargando

2023-10-03 07:28:23

Todas las cartas del asesino de la baraja en un documental. ¿Es fácil matar?

Los anuncios ayudan a financiar nuestro proyecto. El dinero restante aquí lo donamos a causas benéficas.

Sagrario Ortega |

Madrid (EFE).- 2003 fue un año negro en la Comunidad de Madrid. Se cometieron cien asesinatos, seis de ellos atribuidos a Alfredo Galán, el asesino de la baraja. Veinte años después, Netflix estrena el próximo viernes una serie documental sobre un hombre que perpetró sus crímenes para demostrarse a sí mismo que matar era fácil.

Se trata de “Baraja: la firma de un asesino”, una docuserie que pretende retratar en tres episodios una época, la del inicio del nuevo milenio, en la que la inseguridad ciudadana copaba los primeros puestos entre las mayores preocupaciones ciudadanas y en la que los programas mañaneros de televisión -como también ocurre ahora- atraían a la audiencia con “nuevos capítulos” de los sucesos más mediáticos.

Dirigida por Amanda Sans Pantling y producida por Cuarzo Producciones, la serie muestra también el desconcierto policial ante una serie de asesinatos que no tenían nada en común, ningún “hilo conductor” que dirigiera a los investigadores hacia un autor ni, por supuesto, hacia un móvil que llevara al asesino a descerrajar varios tiros en la cabeza a sus víctimas, tan dispares estas como los lugares donde las “ejecutaba”.

DOCUMENTAL ASESINO BARAJA
El joven Alfredo Galán, de 26 años (i), tras confesar ser el ‘asesino del naipe’, en una imagen de archivo. EFE/Manuel Ruiz Toribio

Quizá Galán solo tenía un móvil: matar por matar. O demostrarse a sí mismo que matar podía ser fácil, tal y como declaró en la comisaría de Puertollano (Ciudad Real) cuando cinco meses y medio después de su primer crimen se entregó, justo en la localidad donde vivía.

Condenado a 142 años de cárcel por seis asesinatos y tres intentos -solo cumplirá 25, el máximo que fijó la sentencia-, Alfredo Galán saldrá en libertad en 2028, pero seguirá figurando en la lista de los asesinos en serie de España, codeándose con nombres como Manuel Delgado Villegas “El Arropiero” o José Antonio Rodríguez Vega “El Mataviejas”. Salvando las distancias, claro, porque estos le superaron con creces en número de crímenes.

“Como le dejemos, llega al Rey de Copas”

Esta frase la pronuncia uno de los expertos forenses en declaraciones realizadas en su día y que la serie documental ha rescatado. No es más que una muestra de la alarma social que Alfredo Galán había creado en una sociedad, la madrileña, que en los primeros meses del año ya había contado hasta una treinta de asesinatos en la región.

Una alarma que creció cuando en la escena de uno de los asesinatos, cometido el 5 de febrero de 2003, apareció un naipe, el As de Copas. ¿Fue el azar el que llevó la carta hasta la parada de autobús donde Galán disparó a Juan Carlos Martín, un joven empleado del aeropuerto de Barajas?.

Galán -se supo después- ya había matado a un portero de la calle Alonso Cano diez días antes. Pero en ese escenario no había naipe, como tampoco en el bar Rojas de Alcalá de Henares donde horas después del asesinato de Juan Carlos Martín mató a un joven, hirió gravemente a su madre y acabó con la vida de una clienta del establecimiento.

DOCUMENTAL ASESINO BARAJA
Un grupo de periodistas montan guardia junto al portón de la Comisaría de la Policía Nacional en el distrito madrileño de Tetuán, en una imagen de archivo. EFE/Manuel H. de León

Hoy en las redes sociales el As de Copas hubiera sido “trending topic”. Ese año también lo fue a su manera. Porque lo cierto es que a partir de que el nombre y la imagen de ese naipe circularan por todos los medios de comunicación, Alfredo Galán dejó en sus siguientes crímenes tres cartas de ese palo consecutivas -el dos de copas, el tres y el cuatro-, esta vez marcadas con un punto azul en su reverso.

Dos retratos robot y sólo una pista: El arma

La serie que Netflix estrena el viernes hace un recorrido por la investigación de los crímenes, no exenta de dificultades e, incluso, de presiones políticas ante la inminencia de las elecciones municipales y autonómicas del 25 de mayo. Había que detener al también llamado asesino del naipe.

Alarma social y presión política aderezadas con las inmumerables especulaciones sobre el perfil del supuesto autor, del que se llegaron a hacer dos retratos robot muy diferentes, lo que también reflejaba el desconcierto policial.

DOCUMENTAL ASESINO BARAJA
Imagen de Alfredo G.S., el presunto “asesino de la baraja”, en una imagen de archivo. EFE/Ballesteros

Y la docuserie abre también el debate que en su día se produjo sobre la autoría. ¿Cometía los crímenes una sola persona? ¿Estaba detrás de ellos algún grupo ultra?.

Mientras se desataban las especulaciones, los periodistas de la crónica negra de Madrid, como se refleja en la serie, se enfrentaban a la cobertura de su mayor suceso, el que mantenía todas las incógnitas abiertas pese al paso de los días.

A su vez, las fuerzas de seguridad se afanaban en conseguir pruebas -algunas se las llevaron con la manguera y el agua los servicios municipales de limpieza- y lograron la única que podía encajar todas las piezas: el arma.

Se podrán ver, en suma, tres episodios en los que se da voz a las víctimas de Alfredo Galán. A las que no consiguió matar pese a dispararles y a los más allegados de los que acribilló.


Te invitamos a leer otras noticias


La vicepresidenta y el canciller de Perú se reúnen con el presidente electo colombiano

El presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, se reunió este sábado en Bogotá con la vicepresidenta de Perú, Dina Bolaurte, y su Canciller, Miguel Ángel Rodríguez, quienes fueron en representaci...

Cienfuegos duda de su presencia en París 2024 por sus hernias y la política

Las claves de las elecciones presidenciales del "cambio" en Colombia

El próximo domingo los ciudadanos de Colombia están llamados a votar en la segunda vuelta de unas elecciones presidenciales que, según coinciden todos los analistas, supondrán un profundo cambio en...